State of Power | Difuminando el monopolio de la violencia: Las empresas militares y de seguridad privadas y el poder coercitivo del Estado

Artículos, Noticias, Publicaciones

May, 2021

Contribuimos a #StateOfPower2021 con un ensayo sobre las empresas militares y de seguridad privadas PMSCs un nuevo tipo de mercenarios con funciones coercitivas del Estado, que ha crecido enormemente en la última década.

La creciente alarma por la situación de seguridad en Cabo Delgado (Mozambique), donde más de medio millón de personas se han visto desplazadas por la violencia de los enfrentamientos entre los grupos armados islamistas y las fuerzas del Estado, ha aparecido recientemente en los medios de comunicación. El conflicto, que también ha dejado más de 2.500 muertos y ha agravado los riesgos de hambruna, ilustra la naturaleza de la alianza entre los Estados, las Empresas Militares de Seguridad Privada (EMSP) y las empresas relacionadas con las industrias extractivas, ya que el Grupo Wagner y la EMSP sudafricana Dyke Advisory Group se han desplegado en Cabo Delgado para ayudar a combatir a los grupos insurgentes que amenazan los yacimientos de gas explotados por la transnacional francesa Total.

La progresiva privatización del papel del Estado en materia de seguridad forma parte de un fenómeno mundial de desregulación, que ha reducido el sector público a la mínima expresión. A medida que los Estados externalizan un número creciente de sus funciones y responsabilidades, dejándolas a merced de la maximización de los beneficios en lugar de priorizar el interés público, se han visto incapaces de proporcionar una protección económica y un bienestar social asolados por el propio neoliberalismo que propugnan. Como señala el filósofo francés Michaël Foessel, promulgar leyes penales y construir muros ayuda a ocultar la debilidad de los Estados nacionales.

Los Estados debilitados se refugian en la retórica y la práctica de la seguridad, apelando al pacto social que sustenta al propio Estado, sin embargo, es un sector se esté subcontratando a empresas privadas. La seguridad se ha convertido tanto en una legitimación del Estado como en otra fuente de maximización de beneficios. Comprender este complejo y aparentemente contradictorio nexo es fundamental para entender el poder coercitivo actual.

Nuestro ensayo examina el sector de las empresas militares y de seguridad privadas (EMSP) que proporcionan personal para los servicios militares y de seguridad. La desregulación de las funciones de seguridad les ha permitido expandirse de forma espectacular en las últimas décadas. Se han convertido en proveedores de servicios vinculados al poder coercitivo, el poder estándar, legítimo y legal, visible o no, que los Estados ejercen a través de sus ejércitos y fuerzas de seguridad.

Las EMSP son esencialmente un nuevo tipo de mercenario. Se diferencian del mercenario tradicional, tal y como lo define el derecho internacional, por tres razones. En primer lugar, son, por su propia naturaleza, empresas privadas registradas en un Estado pero que a menudo trabajan en otro, ofreciendo sus servicios en sitios web corporativos y con redes internacionales de oficinas e instalaciones. En segundo lugar, su personal puede ser extranjero o nacional del país en el que opera la EMSP. Y tercero, en relación con la amplia y compleja gama de servicios que ofrecen, desde tareas de seguridad como la protección de espacios físicos y el patrullaje de zonas públicas o privadas, hasta funciones militares que incluyen la participación en el combate, el apoyo operativo, la inteligencia, la logística, etc., así como labores humanitarias, la retirada de minas terrestres y la organización del rescate de rehenes.

Aunque los gobiernos suelen referirse a ellas como empresas de seguridad privada, las EMSP también incluyen empresas que se diferencian de éstas por sus funciones militares y coercitivas del Estado, su alcance internacional y su amplia capacidad operativa, incluido el equipo militar -como armas pesadas, helicópteros de combate y tanques blindados- como el que tendría a su disposición cualquier ejército moderno.

Lee el ensayo completo en State of Power 2021