La vigilancia masiva se intensificó durante la pandemia

Noticias

May, 2021

  • El ODHE-Observatorio de Derechos Humanos y Empresas en el Mediterráneo (SUDS y Novact), junto con la red ENCO, el Observatoire des Multinationales y Shoal, hemos publicado una investigación llevada a cabo en Francia, España y Reino Unido sobre el impacto de las tecnologías de vigilancia masiva, utilizadas durante la pandemia, sobre la privacidad. 
  • Herramientas como las apps de monitorización de contactos de COVID-19, el reconocimiento facial o el uso de drones, se han extendido como solución a la emergencia sanitaria, pueden afectar de manera severa a la privacidad y al ejercicio de los derechos civiles y políticos.
  • El Estado de vigilancia masiva convierte a toda la ciudadanía en potenciales sospechosos, pero los grupos sociales más afectados son colectivos racializados, comunidades migrantes y las personas activistas que luchan por la justicia social. 

 

Los gobiernos han utilizado la emergencia sanitaria provocada por la COVID-19 para justificar una mayor implementación de herramientas de vigilancia digital, argumentando que son necesarias para aplicar medidas de distanciamiento social y control epidemiológico. El uso masivo de estas tecnologías capaces de recopilar enormes cantidades de datos sobre la vida cotidiana de las personas, supone un riesgo al ejercicio de derechos básicos como la privacidad y el ejercicio de derechos civiles y políticos.

Desde el inicio de la pandemia han aumentado los vuelos de drones, algunos de ellos con captación de imágenes térmicas para medir la temperatura corporal y se han implementado aplicaciones de seguimiento del Covid-19, que son capaces de vigilar todos nuestros movimientos y recopilar enormes cantidades de datos sobre nuestra vida cotidiana. El uso de herramientas biométricas de reconocimiento facial o los escáneres de retina -una de las tecnología más invasivas- se está desplegando en espacios públicos, las herramientas de extracción de datos telefónicos y las cámaras CCTV se han intensificado para vigilar a las poblaciones.

Son algunas tendencias que describimos en la investigación ‘Vigilancia Masiva y Control de la Disidencia Europea’ donde exponemos varias tecnologías de vigilancia masiva que se han incorporado y normalizado en la actividad policial de Francia, Reino Unido y España, sin debate público alguno. 

A pesar de la reciente propuesta de regulación europea sobre Inteligencia Artificial anunciada por la Comisión Europea y las iniciativas propuestas por organizaciones de la sociedad civil, aún no se ha producido un debate público significativo a nivel nacional que permita a la ciudadanía entender las implicaciones que suponen este tipo de tecnologías en nuestra cotidianidad.

Control social en manos privadas

Junto a la investigación, hemos publicado la web ‘Mass Surveillance’ donde se pueden encontrar información del tipo de tecnologías utilizadas, datos de 85 empresas que desarrollan y participan en la implementación y suministro de las tecnologías descritas, así como tendencias y recomendaciones para gobiernos y colectivos activistas.

La emergencia sanitaria por la Covid-19 ha intensificado la tendencia a la colaboración público-privada, en la que gobiernos y empresas unen sus fuerzas para ejercer una nueva forma de control social en nombre de la salud y la seguridad pública, a través de la tecnología.

Accede a la investigación en la web Mass Surveillance: http://mass-surveillance.odhe.cat