Entre el 14 y 17 de noviembre se ha organizado en Tel Aviv la 4ª Conferencia Internacional sobre Seguridad Nacional y Ciber-seguridad[1] , cita a la que han asistido agencias de seguridad gubernamentales y empresas de todo el mundo atraídas por la industria militar y securitaria israelí . Cataluña no es una excepción. La Agencia para la competitividad de la empresa de la Generalitat de Cataluña, ACCIÓ, ha preparado durante los últimos meses una misión comercial[2] que promomueve la participación catalana en esta conferencia con el objetivo de crear lazos de cooperación empresarial e institucional en este campo. Esta misión empresarial encaja -según ACCIÓ[3] – con la línea estratégica del Gobierno para hacer crecer y potenciar el sector catalán de la ciber-seguridad ‘como un sector económico dinámico con una proyección de futuro altamente positiva’. Cada una de las 8 empresas o entes tecnológicos catalanes participantes en esta misión empresarial recibirán o han recibido una ayuda financiera de € 760.28 como bolsa de viaje.

 

El Gobierno de Israel es el principal promotor de esta conferencia ya que este sector es clave para la economía del país. Hay aproximadamente 250 empresas de ciber-seguridad que operan en Israel[4], que han captado 500 millones de dólares durante el 2015 y que ya suman más de 200 millones de dólares captados durante los primeros dos meses de 2016[5]. En 2014 las ventas mundiales de las empresas ciber israelíes ascendieron a 6 mil millones de dólares. Esta cifra representó aproximadamente el 10% de todas las ventas mundiales del sector. Se calcula que hay 16.000 profesionales cibernéticos en Israel (empresarios y personal contratado), tanto en el sector de la defensa como en el sector privado. Una de las claves principales de este éxito internacional es su capacidad de innovación, una ventaja comparativa basada en la estrecha relación que existe entre la industria militar y de seguridad tecnológica y las Fuerzas Armadas de Israel.

 

Este sistema se alimenta y justifica por el mantenimiento de la ocupación en Palestina y las tensiones con el Líbano, Siria y otros países árabes, así como por la proliferación de actores armados no estatales en la región. Los territorios ocupados palestinos son un verdadero laboratorio donde corporaciones privadas, centros de investigación, incluyendo universidades y el ejército prueban nuevas armas y sistemas tecnológicos de seguridad para luego incorporarlos al mercado global. La marca “Made in Israel” anuncia frecuentemente esta experiencia probada en “combate”, pero obvia el grave impacto en la sociedad civil y las violaciones sistemáticas de derechos humanos de la población palestina que cometen.

Este documento tiene por objetivo identificar los riesgos y potenciales violaciones del derecho internacional y los derechos humanos que implica invertir en Israel a través del análisis de: 1) las nuevas políticas de seguridad globales; 2) la investigación europea en Homeland Security y la participación israelí; 3) las relaciones entre la industria militar y de seguridad tecnológica con las Fuerzas Armadas de Israel; 4) Complicidades con la ocupación en Palestina; 5) Recomendaciones a las instituciones y empresas catalanas.

DESCARGAR EL INFORME COMPLETO

L'industria de la cyberseguretat a Israel | Paper | Català La industria de la cyberseguridad en Israel | Paper | Castellano Cybersecurity | Paper | English

Nov 2016