Ya se puede consultar el informe “Derechos Humanos al Margen”

Ya se puede consultar el informe ‘Derechos humanos al margen’, que analiza la promoción estratégica de relaciones económicas entre Cataluña e Israel por parte de las instituciones y agencias catalanas.
El estudio identifica algunas de las colaboraciones empresariales e institucionales que suponen una vulneración de los principios de respeto y promoción de la paz, los derechos humanos y del derecho internacional humanitario. El informe recoge un análisis de la industria de la ciberseguridad y se presentan 3 estudios de caso sobre las empresas Israel Chemicals Ltd., Magal S3 Security Systems Ltd y Sociedad Española de Montajes Industriales S.A. – del Grupo ACS-.

“Relata el historiador romano Suetonius que el emperador Vespasiano, que gobernó entre los años 69 y 79, impuso una tasa a la venta de orina de los urinarios públicos de Roma para ser utilizada en diferentes procesos químicos. Cuando su hijo Tito mostró su desagrado por la naturaleza del impuesto, el emperador le enseñó una moneda de oro y le preguntó si olía. Tito contestó negativamente y su padre replicó: “pues viene de la orina”. Hoy, la frase “pecunia non olet” (“El dinero no huele”) se utiliza para separar el valor del dinero del contexto en que fueron adquiridos.” Alejandro Pozo. Prólogo del informe ‘Derechos Humanos al Margen. Las relaciones económicas Cataluña-Israel’

El 10 de junio de 2017 se han cumplido 50 años de la ocupación ilegal que el Estado de Israel mantiene sobre los territorios palestinos -Franja de Gaza y Cisjordania, incluyendo Jerusalén- y sobre una parte de territorio sirio – los altos del Golán-. El resultado de esta ocupación no sólo ha sido más de 5 millones de refugiados y una decena de guerras con miles de muertos civiles. Desde 1968 el gobierno de Israel además ha ido desarrollando en Cisjordania un sofisticado sistema formado por checkpoints, carreteras segregadas, muros y asentamientos ilegales, que viola de forma sistemática los derechos humanos y libertades fundamentales del pueblo palestino. De la misma manera, las actividades de los asentamientos han supuesto el expolio de recursos naturales de los territorios palestinos, violando las regulaciones de La Haya de 1907 y el derecho internacional.
Parte del mundo empresarial que realiza actividades económicas en Israel o con empresas israelíes argumenta que no se mete “en política” y que sus actividades son solamente empresariales, pero lo cierto es que las relaciones económicas se construyen siempre dentro de un contexto político y la economía de Israel está claramente orientada al mantenimiento de la ocupación. Por ejemplo, se dan casos de empresas que realizan actividades de extractivismo en territorios ocupados -un crimen de guerra considerado pillaje- o colaboraciones en el desarrollo científico de industrias orientadas claramente al mantenimiento de un sistema de apartheid.
Si bien las empresas podrían argumentar que desconocen el contexto político, las instituciones tienen la responsabilidad de identificar aquellos criterios que hacen que el dinero apeste, ser consecuentes con esta identificación e implementar políticas honestas que no sólo recomienden, alienten o desaconsejen, sino que, de manera transparente, regulen, impongan límites y, en su caso, apliquen sanciones. En definitiva, se trata de aplicar las mismas medidas que impondríamos si estos negocios nos afectaran a nosotras. El dinero público no puede contribuir a políticas o comportamientos que rechazamos, y las instituciones catalanas no pueden permitirse un retroceso en su larga trayectoria de compromiso con la paz y el respeto de los derechos humanos.
El informe “Derechos Humanos al Márgen, las relaciones económicas Cataluña-Israel” analiza el estudio de las relaciones comerciales y financieras entre Cataluña e Israel, que se han incrementado desde principios de la década de 2010. El informe, explora la naturaleza de estas relaciones entre Cataluña e Israel desde la perspectiva de la promoción estratégica de estas por parte de las instituciones y agencias catalanas.

El estudio muestra aquellas colaboraciones empresariales e institucionales que suponen una vulneración de los principios de respeto y promoción de la paz (leyes firmadas por el Parlamento de Cataluña y que por lo tanto está incumpliendo promocionando el comercio con un país que vulnera los derechos humanos y derecho internacional), los derechos humanos y del derecho internacional humanitario. El informe también recoge el caso de la industria de la ciberseguridad y presenta 3 estudios de caso sobre las empresas Israel Chemicals Ltd., Magal S3 Security Systems Ltd y Sociedad Española de Montajes Industriales S.A. – del Grupo ACS-, empresas que tienen concesiones y contratos con administraciones públicas en Catalunya y el Estado español.