Viveros Merimar S.L.

La empresa de distribución Viveros Merimar es una de les principales productoras y distribuidoras de pulpo de Dajla en el Estado español. Se definen como “líderes de España y Europa en la comercialización de pulpo cocido”. La compañía exporta sus productos en países como: Italia, Grecia, Portugal, Bélgica, Alemania, Francia y República Dominicana.

Viveros Merimar comercializa el pulpo a través de les marcas Meripul y Merimar. Tal como apuntan en su página web “el pulpo procede de las principales lonjas de Dajla”, indicando de forma errónea que aquella ciudad es parte de Marruecos. Dajla es parte de sus territorios saharauis ocupados por el Reino de Marruecos desde 1976. De acuerdo con el Derecho Internacional, Marruecos no tiene ninguna soberanía sobre los territorios y recursos naturales del Sáhara Occidental. 

Por lo tanto, la empresa aporta información engañosa sobre la procedencia del pulpo que comercializa y, lo que es peor, ofrece un producto expoliado de un territorio ocupado y pendiente de descolonización.

El 2018 la empresa fue comprada por Angulas Aguinaga (empresa matriz de marcas como “la Gula del Norte” ‘Krissia’ y ‘Aguinamar’).

Empresa matriz

Angulas Aguinaga

Situación legal de la empresa y filiales

Activa. Sin filiales

Año de fundación

1986

Sede Central y datos de contacto

Sede central:

Palencia, España

Datos de contacto:

Av. Comunidad Europea 21, Polígono San Antolín, 34004 Palencia, España. www.viverosmerimar.com   

Número de empleados

137

Área económica o ámbito de actuación empresarial

Productos alimentarios

Actividad en el Estado español

Mayoristas de pescado, mariscos y congelados

El Sáhara Occidental es el último territorio pendiente de descolonización del continente africano. De acuerdo con el Derecho Internacional, España es la potencia ocupante de iure y Marruecos la potencia ocupante de facto desde 1976. España se retiró del Sáhara delante la presión del Reino de Marruecos, que ocupó el territorio a través de la Marcha Verde. En los Acuerdos de Madrid firmados en este periodo por España, Marruecos y Mauritania, los 3 países se dividían el territorio del Sáhara Occidental. Hans Corell, el secretario general adjunto de asuntos jurídicos y asesor jurídico de las Naciones Unidas determinó que estos acuerdos no tenían validez jurídica y que aún hoy España es la potencia administradora del Sáhara Occidental. Asimismo, las últimas sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la validez de sus acuerdos entre la UE i Marruecos en materia de pesca, ganadería y agricultura, determinó que no se pueden aplicar sobre los territorios saharauis, ya que Marruecos no es soberano sobre esta región y, por lo tanto, no puede explotar ni comercializar los productos obtenidos de los recursos naturales saharauis sin el consentimiento de la población saharaui, hecho que no se ha producido. 

A pesar de esto, miles de empresas marroquíes y europeas continúan explotando los recursos marinos de las aguas adyacentes en el Sáhara Occidental. Marruecos y sus empresas tienen la exclusividad en la extracción del pulpo de Dajla. Empresas españolas e internacionales adquieren el producto a través de estas empresas marroquíes por su congelación, transformación y exportación hacia Europa. 

Viveros Merimar comercializa el pulpo de Dajla a través de les marcas Meripul y Merimar. Tal como apuntan a su página web, “el pulpo procede de las principales lonjas de Dajla”. Así es cómo expertos de la zona seleccionan el pulpo de Dajla, lo congelan y posteriormente lo transportan hasta las instalaciones que la empresa dispone en Palencia. 

La transformación del pulpo se produce en plantas en Agadir o en el Estado español. El producto se presenta en diferentes formados como crudo, elaborado y cocido. A partir de aquí, la venta final se hace además del 80% de los supermercados del Estado español como son: Carrefour, El Corte Inglés, Supermercados El Árbol, Dinosol o Lecler. También llega a pescaderías, restaurantes y hoteles como NH, AC, HUSA o paradores nacionales[1].

Foto: Productos envasados de Viveros Merimar ofrecidos por El Corte Inglés el 21 de diciembre de 2018. En la parte posterior del producto se puede observar que proviene de la zona FAO 34 Atlántico Centro-Este, donde se encuentra el Sáhara Occidental.

Viveros Merimar está obteniendo un producto expoliado del Sáhara Occidental según el Derecho Internacional a través de extensas cadenas de suministro controladas por el Gobierno de Marruecos, potencia ocupante del Sáhara Occidental. De forma indirecta, el consumidor de los productos de Viveros Merimar está contribuyendo, a través de la compra del producto, a la perpetuación de la ocupación del Sáhara Occidental, ya que la fuerza ocupante adquiere grandes beneficios por la explotación ilegal de sus recursos naturales.

[1] El Norte de Castilla (201)., “Unos tentáculos frente a la crisis”. En línea (accedido el 7/02/2019): www.elnortedecastilla.es/v/20101017/economia/unos-tentaculos-frente-crisis-20101017.html 

La empresa española describe que el pulpo que venden proviene de Dajla, a Marruecos. Esto supone una doble vulneración. Primero, porque ofrece un producto expoliado del Sáhara Occidental y, segundo, porque afirma que Dajla es marroquí, hecho que supone un engaño por el consumidor. 

 

Imagen de un documento corporativo de la empresa Viveros Merimar, donde detalla que el pulpo que capturan es de Dajla, en “Marruecos”.

Según, el informe “Los tentáculos de la ocupación” de nuestro observatorio, Marruecos ha sobreexplotado sus aguas, hecho que lo ha llevado a concentrar la gran mayoría de su actividad pesquera en el Sáhara ocupado. Los pesqueros marroquíes capturaron de forma intensa el pulpo y otros productos marinos a las aguas de Dajla para después desembarcar la materia prima al propio puerto de Dajla o Agadir. El desembarco en Agadir queda declarado como producto marroquí a pesar de ser producto saharaui. La trazabilidad del producto se pierde.

Dajla forma parte de los territorios ocupados saharauis y, según el Derecho Internacional, Marruecos no tiene ninguna soberanía sobre lo mismo. La información proveída por Viveros Merimar es errónea y supone un engaño por el consumidor.

Teniendo en cuenta el Derecho Internacional, las numerosas resoluciones de las Naciones Unidas y las sentencias de la Corte de Justicia de la Unión Europea, el Sáhara Occidental es un territorio pendiente de descolonización y, mientras tanto, ninguna potencia puede expoliar sus recursos sin el consentimiento explícito de su población a través de su representante único: el Frente Polisario. Delante de estas evidencias fácticas y legales el Observatorio de Derechos Humanos y Empresas (ODHE) en la Mediterránea recomendamos:

  • Que la empresa Viveros Merimar (parte de Angulas Aguinaga) deje de adquirir, manufacturar y comercializar productos marinos expoliados de los territorios ocupados del Sáhara Occidental;
  • Que la empresa Viveros Merimar deje de dar información engañosa sobre la “marroquinidad” de Dajla;
  • Que la empresa Viveros Merimar muestre en su página web su cadena de suministro, indicando claramente las empresas marroquíes con las cuales trabaja; 
  • A las autoridades españolas y autonómicas que realicen inspecciones periódicas para evitar que se ofrezcan al público productos expoliados y/o se dé información tergiversada de la procedencia de estos productos. Y si se producen estos tipos de abusos, sancionar estas prácticas y a les empresas que las realicen de acuerdo al Derecho Internacional y al derecho comunitario.