Saqueo de recursos naturales en el Sáhara Occidental

El Sahara Occidental Ocupado

Desde 1963, el Sáhara Occidental ha sido incluido como un territorio no autónomo por las Naciones Unidas. La entonces colonia española fue abandonada en 1975 por el moribundo régimen de Franco a favor de Marruecos y Mauritania. Aunque los acuerdos de Madrid no están legalmente reconocidos por la comunidad internacional, en 1976 Marruecos ocupó la mayor parte del territorio del Sáhara Occidental. Más de la mitad de su población indígena huyó durante la guerra y la represión que siguió a los campos de refugiados, principalmente en la vecina Argelia.

Según el Derecho Internacional Humanitario, Marruecos ha anexado ilegalmente el Sáhara Occidental, lo que significa que ha integrado internamente la región en sus propias fronteras estatales. La anexión ilegal también se entiende a nivel internacional como una ocupación ilegal y, como tal, el gobierno marroquí todavía está obligado por el derecho internacional humanitario y el derecho internacional de los derechos humanos. Los terceros también “tienen la obligación de no reconocer una anexión ilegal y no asistir en la ocupación y anexión continuadas” (Wrange, 2015: 39).

El Sáhara Occidental es hoy el territorio más grande del mundo aún por descolonizar (UNGA 1990).

 

El derecho a la soberanía permanente sobre los recursos naturales para los pueblos indígenas

El derecho a la Soberanía Permanente sobre los Recursos Naturales para los Pueblos Indígenas fue afirmado por la UNGA Res. 1803 (XVII) como el derecho a disponer libremente de los recursos naturales. Este derecho se aplica al Territorio Ocupado del Sáhara Occidental y debe ser respetado por Marruecos y Terceros.

Los principios de este derecho están incluidos en una gran cantidad de convenciones internacionales como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966. Su Artículo 1 común establece que “todos los pueblos pueden , para sus propios fines, disponer libremente de sus riquezas y recursos naturales […] ”. Este derecho no solo lo tienen los Estados sino los “pueblos” y “puede definirse como el derecho de todos los Estados y / o pueblos a disponer libremente de los recursos naturales, de cualquier tipo, que se encuentren en su territorio, incluido el espacio marítimo. ”(Enyew 2017: 222).

Por lo tanto, los saharauis deberían poder decidir sobre los recursos que se encuentran en y sobre su territorio, cómo explotarlos o conservarlos. Según el DIH y las leyes de ocupación, las potencias ocupantes no tienen el derecho de disponer o beneficiarse de los recursos que se encuentran en las tierras ocupadas, ni de otorgar derechos de explotación a empresas extranjeras sin el consentimiento, beneficio o supervisión del pueblo saharaui.

Por el contrario, Marruecos ha cambiado completamente la estructura demográfica y económica del Sáhara Occidental, especialmente con la ayuda de inversionistas extranjeros y terceros estados dispuestos a beneficiarse de las potencialidades comerciales en el área. La mayoría de estos desarrollos, proyectos de infraestructura y explotación solo han beneficiado a compañías marroquíes y extranjeras, y en el nivel local, los colonos marroquíes están empleados en porcentajes más altos que los saharauis.

Este documento proporciona una breve descripción de algunos de los recursos que se están saqueando en el Sahara Occidental ocupado. Los pueblos indígenas del Sáhara Occidental actualmente no tienen control sobre estos recursos y, por lo tanto, se está violando su derecho a disponer de sus propios recursos naturales. El saqueo en los territorios ocupados está prohibido por el DIH y puede considerarse un crimen de guerra El saqueo en los territorios ocupados está prohibido por el DIH y puede considerarse un crimen de guerra[1].

 

Arena

Uno de los materiales más importantes para la construcción es la arena, un recurso abundante en el Sáhara Occidental. La primera exportación conocida de este material desde el Sáhara Occidental data de 1955, bajo el dominio colonial español. Desde entonces, muchas playas españolas se han beneficiado de la arena saharaui, comprada a compañías marroquíes, especialmente en los últimos años.

La arena también se utiliza en la producción de cemento. En el Sahara Occidental ocupado, Laayoune, hay dos plantas de rectificación: Cements du Maroc, perteneciente al Grupo Italcementi; y LafargeHolcim Maroc, perteneciente al grupo LafargeHolcim Ltd. La fábrica LafargeHolcim utiliza material suministrado por la empresa española CEMENGAL (ODHE 2018a)

Fosfatos

El holding marroquí OCP envía más de 3 millones de toneladas de fosfatos desde el Sáhara Occidental. Las minas de fosfato en Phos Boucraa, en El Aaiún, comenzaron su trabajo durante la ocupación española. Posteriormente, España renunció a todas sus acciones en beneficio de la empresa semipública de Marruecos, Office Chérifien du Phosphates (OCP).

El beneficio de la extracción de fosfato no es solo para la empresa marroquí OCP y para su rey, Mohammed VI, quien es accionista de OCP. También el empleo beneficia más a los colonos que a los indígenas. Según AMNPENWS, el número total de trabajadores indígenas ha bajado del 45% en 1975 al 30% en 2017. El número de puestos técnicos ocupados por los saharauis ha pasado del 19% al 5% (2018: 1).

OCP exporta fosfatos a muchas empresas y países extranjeros en el mundo. En un monitoreo cercano para los años 2012 y 2013, WSRW encontró que 10 empresas más dos exportadores no expertos se estaban beneficiando del negocio de fosfato en WS. El 50% de las exportaciones correspondieron a dos empresas PotashCorp (Estados Unidos) y Lifosa (Lituania). En 2013, se estimó que se enviaría un valor total de $ 330 millones en 48 buques a granel fuera de WS (WSRW 2014). Otras firmas de fertilizantes que hacen negocios con OCP son como los fosfatos de Mississippi y los fertilizantes Agrifos, Fertiberia, FMC Foret, Ership, Granintra o Isofotón (ODHE 2018a).

Marruecos es uno de los primeros exportadores de fosfatos en el mundo, aunque el ritmo de la explotación podría hacer que los fosfatos se agoten en el próximo siglo.

Sin embargo, algunas empresas han decidido desinvertir en la ocupación de Marruecos y otras han sido obligadas por los tribunales. En 2017, un tribunal sudafricano bloqueó la continuación de un barco que transportaba fosfatos presuntamente extraídos ilegalmente de la mina del Sáhara Occidental por OCP y transportados hacia Nueva Zelanda para las firmas Ballance y Ravensdown (McBeth 2018).

 

Pesca- vaciando los bancos

El 83,7% del pescado que obtiene Marruecos proviene de las aguas que rodean la zona de Dakhla. Los bancos de pesca forman parte de los recursos del Sáhara Occidental. Menos del 5% de los trabajadores en este sector son saharauis indígenas (AMNPENWS 2018). Marruecos es el mayor exportador de sardinas en conserva del mundo. Las sardinas representan el 62% de la captura de peces de Marruecos.

De hecho, después de los fosfatos, la pesca es un elemento fundamental en la política de ocupación. La pesca adquiere varias funciones importantes:

  • Beneficios económicos para el régimen y para las elites de las colonias o colaboradores
  • Posibilidad de desarrollo de infraestructura
  • Construcción de una imagen de desarrollo
  • Creación de alianzas cómplices con países beneficiarios para reforzar el apoyo diplomático para la ocupación ilegal. El principal importador extranjero de pescado del Sahara Occidental es la Unión Europea, aunque varias instituciones europeas han identificado este comercio como ilegal, notoriamente la Corte. de justicia de la UE[2].

 

Petróleo

Diferentes compañías internacionales iniciaron prospecciones sobre la potencial explotación petrolera de la tierra y el territorio del Sáhara Occidental, entre ellas Glencore en los bloques costa afuera de Foum Ognit et Boujdour Shallow, que luego se desconectaron luego de la presión política (Amar 2017). Otras compañías involucradas en la exploración de petróleo son Pura Vida Energy, Longreach Oil & amp; Gas , o la compañía francesa Total . Estos proyectos se iniciaron con el acuerdo del gobierno marroquí y Office national des hydrocarbures et des mines (ONHYM), que en 2014 tenía 113 licencias para la exploración de petróleo en diferentes regiones, incluido el OT (Telquel 2017). Los proyectos nunca han sido acordados por los pueblos indígenas saharauis, incluidas las poblaciones de refugiados fuera del Sáhara Occidental.

En una carta de fecha 29 de enero de 2002 dirigida al presidente del Consejo de Seguridad (s / 2002/161), el Subsecretario General de Asuntos Jurídicos de la ONU, Hans Corell, explicó que los contratos para la exploración de petróleo en el Sáhara Occidental violaban los principios del derecho internacional aplicables a las actividades de recursos minerales en los territorios no autónomos. Esta restricción se extendió posteriormente a los acuerdos de pesca (Wrange, 2015: 41).

 

Otras industrias

Otras industrias y proyectos empresariales deben ser especialmente monitoreados, como el sector de Energía renovable, donde Marruecos está tratando de atraer grandes inversiones en el Sáhara Occidental y obtener una imagen más ecológica del país y sus políticas de ocupación (ODHE 2018b).

 

Responsabilidades y complicidades

Bajo el Derecho Internacional Humanitario, Marruecos es la potencia ocupante responsable de garantizar los derechos de los saharauis. El DIH afirma que las potencias ocupantes no pueden disponer de los recursos que pertenecen a la gente del Sáhara Occidental, el saqueo de estos recursos podría constituir un crimen de guerra en virtud del DIH.

La consecuencia de la ocupación continuada marroquí de la mayor parte del Sáhara Occidental y la opresión continuada de los saharauis indígenas que aún viven en sus tierras es múltiple. Incluso bajo los esfuerzos de Marruecos por presentarse como un país amigable con el clima, el tratamiento del Sáhara Occidental, el agua, los animales vivos, los desperdicios y otros recursos naturales habla en voz alta de otra manera. El entorno de WS se está degradando rápidamente debido a la estrategia de explotación de Marruecos.

Al mismo tiempo, un régimen autoritario como el de Marruecos no da voz a los saharauis occidentales en ningún tema y, por el contrario, cualquier voz disonante se encuentra con la represión.

La complicidad de terceros y las empresas extranjeras en la normalización y el apoyo a la ocupación ilegal debe detenerse mediante un activo no reconocimiento de la anexión de Marruecos. Esto incluye la exclusión de WS de cualquier acuerdo comercial con Marruecos y la restricción estricta de las compañías extranjeras para que no se beneficien en inversiones o exporten recursos naturales del AT sin el consentimiento inequívoco de los saharauis.
Referencias:

AMAR, A. (November 10, 2017).  “Paradise Papers: les plans secrets de Glencore au Sahara”. LeDesk. Online:

https://ledesk.ma/grandangle/paradise-papers-les-plans-secrets-de-glencore-au-sahara/

 

AMNPENWS. Summary Report: Western Sahara – A Non-Self-Governing Territory. 29th June 2018.

BOUCHACHIA, Hassan. (1999) Success stories industrielles en série. Edition N°:414 Le 04/01/1999. En línia: https://www.leconomiste.com/article/success-stories-industrielles-en-serie (11/07/2018)

ENYEW, E.L. (2017). “Application of the Right to Permanent Soverignty over Natural Resources for Indigenous Peoples: Assessment of Current Legal Developments”. Arctic Review on Law and Politics, Vol. 8, pp. 222-245.

ODHE. (2018a). Report on the Construction and Infrastructures Sector. Online:  http://www.odhe.cat/es/el-sector-de-la-construccion-y-las-infraestructuras/

ODHE. (2018b). Report on the Renewable Energy Sector. Online:  http://www.odhe.cat/es/el-sector-de-las-energias-renovables/

MCBETH, J. (January 26, 2018). “Sahrawis and Kiwis in a fight over fertilizer”. Asia Times. Online: http://www.atimes.com/article/sahrawis-kiwis-fight-phosphate/

TELQUEL. (November 10, 2017) “Paradise Papers : au large du Sahara, il n’y a pas que le pétrole qui était offshore pour Glencore”. Online: https://telquel.ma/2017/11/10/paradise-papers-au-large-du-sahara-il-ny-pas-petrole-etait-offshore-glencore_1568133

WAR ON WANT. (July 2016). The New Colonialism: Britain’s scramble for Africa’s energy and mineral resources. London. Online:  https://www.waronwant.org/sites/default/files/TheNewColonialism.pdf?_ga=1.15890494.923517418.1477484947

WRANGE, P. (June 2015) Occupation/annexation of a territory: Respect for international humanitarian law and human rights and consistent EU policy. Directorate-General for External Policies. Policy Department. European Parliament.

WESTERN SAHARA RESOURCE WATCH. (June 2014) P for Plunder. Western Sahara Resource Watch Report. Melbourne.

WESTERN SAHARA RESOURCE WATCH. (2011). “The dirty sand of Canary Islands’ beaches”. Online: https://wsrw.org/a204x2103

[1] See for example Article 8(2)(b)(xvi) of the Rome Statute of the International Criminal Court or article 33 of the Fourth Geneva Convention of 1949

[2] Court of Justice of the European Union. PRESS RELEASE No 21/18 Luxembourg, 27 February 2018. Judgment in Case C-266/16 The Queen, on the application of Western Sahara Campaign UK V Commissioners for Her Majesty’s Revenue and Customs and Secretary of State for Environment, Food and Rural Affairs. Online: https://curia.europa.eu/jcms/upload/docs/application/pdf/2018-02/cp180021en.pdf