Intervención del ODHE en la 3ª sesión del Grupo OEIGWG sobre Corporaciones Transnacionales para un #TractadoVinculante en la ONU

Gracias Sr. Presidente.

Hablo en nombre del Observatorio de Empresas y Derechos Humanos de Oriente Medio y África del Norte, y dentro del marco de la Campaña Global para Recuperar la Soberanía de los Pueblos, Desmantelar el Poder Corporativo y Detener la Impunidad de las Transnacionales. Consideramos que la jurisdicción extraterritorial es primordial y esencial para que este Tratado sea efectivo, especialmente en los casos de conflicto armado y ocupación.

Las personas que están bajo la ocupación no tienen la posibilidad de acceder a la justicia ni a obtener reparación ni e su propio país ni en los tribunales de la potencia ocupante. Un claro ejemplo es Geshuri, una compañía química israelí que ha sido condenada en Israel a detener su actividad debido a la contaminación producida y al efecto tóxico y peligroso de su actividad.

Sin embargo, Geshuri se mudó a un asentamiento en Cisjordania. Su fábrica en Tulkarem de hecho solo está operando cuando los vientos soplan hacia el este, y por lo tanto hacia las tierras palestinas en Cisjordania. Cierran la fábrica cuando el viento sopla hacia Israel, por lo tanto, solo contamina los Territorios Ocupados en Palestina, y no a Israel. ¿Cómo puede la gente de Tulkarem buscar justicia? ¿Dónde pueden buscar la protección de sus derechos humanos, como el derecho más básico a la vida, a un ambiente saludable o a la seguridad en el trabajo?

Geshuri, al igual que otras empresas españolas y europeas, opera no solo en asentamientos ilegales sino en otros países a través de filiales y mediante la exportación de sus productos.

La jurisdicción extraterritorial es la oportunidad de hacer que estas empresas sean responsables de los Derechos Humanos que violan. Es crucial que la definición completa del capítulo 7 sobre “Jurisdicción” establezca que los terceros estados tienen la responsabilidad de garantizar el cumplimiento y la responsabilidad legal de las empresas transnacionales que están [cita] registradas o domiciliadas, o tienen su sede o tienen actividades sustanciales en el Estado involucrado. [fin de la cita].

Asimismo, quisiéramos manifestar a los representantes del Estado que impulsan aquí un Tratado vinculante que la sociedad civil y el pueblo de Europa no respalda la posición actual de la UE. Esperamos que en las próximas sesiones en 2018 los Estados del hemisferio norte dejen de actuar como portavoces de las transnacionales y comiencen a hablar en nombre de los principios que dicen defender. Las organizaciones de la sociedad civil seguirán luchando por un marco global que ponga fin a la impunidad empresarial y esperamos que también lo hagan todos los Estados.

 

Foto: Alex del Rey