G4S

G4S procede de un negocio de vigilancia fundado en Copenhague en 1901 por Marius Hogrefe y que luego pasó a llamarse Falck. En el año 2000, Group 4, una empresa de seguridad creada en los años 60, se fusionó con Falck para formar Group 4 Falck. En 2002, Group 4 Falck adquirió The Wakenhut Corporation en EEUU. En 2004, Group 4 Falck se fusionó con Securicor, una empresa de seguridad fundada en 1935 en Londres, para pasar a crear la empresa que actualmente conocemos como G4S. Es considerada la mayor multinacional del ámbito de la seguridad y uno de sus principales operaciones es la externalización de servicios de seguridad que tradicionalmente han sido realizados por el Estado con el riesgo que comporta para el respeto de los derechos fundamentales.

La actividad principal de G4S es proporcionar servicios de seguridad, incluyendo servicios jurídicos y de atención, servicios de seguridad tripulados, servicios de tesorería, incluyendo la gestión y el transporte de dinero y objetos de valor, y otros procesos de negocios subcontratados relacionados con riesgos de seguridad. 

G4S cuenta aproximadamente con unos 570.000 empleados en 125 países y tiene sede en Crawley, Reino Unido. Forman parte de su lista de clientes gobiernos, empresas, instituciones financieras, servicios públicos, puertos y aeropuertos, proveedores de transporte y logística, además de consumidores. 

En Marruecos y el Sáhara Occidental, G4S opera a través de las siguientes subsidiarias[1]:  Maroc Protection Surveillance SA; G4S Maroc SA.; First Select Morocco SA; G4S Integrated Services Morocco SA. Sus servicios en las zonas ocupadas del Sáhara Occidental varían desde el transporte de fondos de entidades bancarias hasta servicios de seguridad en la zona portuaria de El Marsa, puerto estratégico para la extracción de productos marinos del Sáhara Occidental, o proveyendo seguridad en instalaciones de la empresa Phosboucraa que explota los fosfatos del noroeste de los territorios ocupados.

[1] Ver informe de resultados de la empresa G4S: www.zonebourse.com/G4S-9590209/pdf/829571/G4S_Rapport-annuel.pdf

Nombre de la empresa

Maroc Protection Surveillance SA

G4S Maroc SA. 

First Select Morocco SA 

G4S Integrated Services Morocco SA.

Empresa matriz

G4S RISK MANAGEMENT LIMITED

Situación legal de la empresa y filiales

Registrada bajo el número: 0238090

Sutton Park House, 15 Carshalton Road, Sutton, Surrey, SM1 4LD

Año de fundación

La actual G4S fue fundada en 2004 a raíz de la fusión de la empresa británica Securicor plc con la danesa Group 4 Falck.

No obstante, tiene sus antecedentes en un negocio de vigilancia fundado en Copenhague en 1901 por Marius Hogrefe. Fue registrada por primera vez en Reino Unido el 8 de mayo de 1989 bajo el nombre de Denetran Limited y en agosto de 1989 cambian su nombre a Group 4 Total Security Limited

Sede Central y datos de contacto

Sede central:

Crawley, Reino Unido

Datos de contacto:

G4S plc, 5th Floor, Southside, 105 Victoria Street, London SW1E 6QT (United Kingdom)

Tel: +44 (0)208 770 7000

Las empresas que pertenecen a G4S UK y registradas en Marruecos están todas ubicadas en 24 Lotissement la Colline, Sidi Maarouf, 20150 Casablanca, Marruecos

Número de empleados

Más de 570.000 empleados según el informe anual de 2017 

www.zonebourse.com/G4S-9590209/pdf/829571/G4S_Rapport-annuel.pdf

Área económica o ámbito de actuación empresarial

Proveen servicios de seguridad y tecnología (77%), Cash Solutions y Servicios Jurídicos y de cuidado (7%)

Actividad en el Estado Español

Según la información consultada, G4S no está registrada en el Estado Español

Actividad económica en el Sáhara Occidental y Marruecos

Servicios de seguridad en las zonas portuarias de El Marsa en el Sáhara Occidental y el Tánger en Marruecos. Ambos puertos son estratégicamente importante en cuanto a la explotación de los recursos marinos del Sáhara Occidental.

Seguridad estática en instalaciones de la empresa marroquí Phosbucraa, bajo la propiedad de OCP, dedicada a la extracción del fosfato de las minas saharauis de Bou Craa.

Protección y transporte de fondos de entidades bancarias en diversas ciudades del Sáhara Occidental. Así como seguridad estática de empresas internacionales en El Aaiún.

Servicios (limpieza, seguridad, gestión) varios para la Misión de Naciones Unidas para el Sáhara Occidental: MINURSO.

Otras informaciones relevantes

G4S la empresa de seguridad privada más grande del mundo. Opera en más de 125 países.

Firma el International Code of Conduct para Empresas Militares y de Seguridad Privada el 20.09.2013 (psm.du.edu/media/documents/international_regulation/global_standards_codes_of_conduct/icoca_members_psc_sept-2014.pdf)

G4S tiene una fuerte presencia en Marruecos y en el Sáhara Occidental. En la información corporativa que podemos encontrar en su web. No diferencia entre el Reino de Marruecos y los territorios ocupados saharauis.  De hecho, una parte substancial de sus servicios son desarrollados en las ciudades saharauis de El Aaiún, Puerto del Marsa (región de El Aaiún), Dajla, Boujodor y Smara. 

Foto: Mapa que localiza las operaciones y agencias de G4S en Marruecos y Sáhara Occidental. Fuente: G4S 

Es de destacar como en este mapa G4S considera el Sáhara Occidental como parte de Marruecos. No hace ninguna distinción entre los dos territorios e informa de forma engañosa que opera en ciudades saharauis como si fueran parte del Reino de Marruecos. 

En las ciudades saharauis ocupadas sus actividades pasan por servicios de seguridad a empresas como protección de las fábricas de Danone y Morocco Telecom; protección y transporte de dinero del Banque Populaire, Societe Generale y Attijariwafa Bank.

pastedGraphic.png

Fotos: Vehículo de G4S ante la sede central de Banque Populaire en la ciudad ocupada de El Aaiún. Fuente AMRPEN

pastedGraphic_1.png

Fotos: Vehículo de G4S ante oficina de Societe Generale en la ciudad ocupada de El Aaiún el 6 de febrero de 2019. Fuente AMRPEN

Así como servicios de seguridad, limpieza y gestión en la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO).

Probablemente la complicidad más flagrante de G4S con la ocupación del Sáhara Occidental es su participación en el expolio de recursos naturales a través de la provisión de servicios de seguridad en dos sectores específicos: la pesca y el fosfato.

En cuanto al sector de la pesca. Según el informe “Los tentáculos de la ocupación”[1] de este mismo observatorio en colaboración con Shock Monitor[2]. El reino de Marruecos ha desarrollado durante años un entramado de empresas, infraestructuras y relaciones comerciales con terceros países en el proceso del expolio de los productos marinos del Sáhara Occidental. Según detalla el informe, los barcos europeos y marroquíes que faenan en los caladeros del Sáhara Occidental utilizan los puertos de la ciudad ocupada de Dakhla, El Marsa y El Aaiún para desembarcar el pescado, moluscos y otros productos marinos. De allí parte de la materia prima se transporta a conserveras para su transformación o unidades congeladoras en el Sáhara Occidental. Otra gran parte del proceso se realiza en la ciudad marroquí de Agadir donde también desembarcan los pesqueros europeos o marroquíes para su procesado o congelación. El puerto de Tánger es también uno de los puntos estratégicos del sector pesquero marroquí y por tanto, de la explotación de los recursos marinos del Sáhara. Ya que como se menciona en el informe, Marruecos ha sobreexplotado sus caladeros y la gran mayoría de la pesca de este país la realiza en las aguas adyacentes al Sáhara occidental. 

Según la Asociación para el Monitoreo de los Recursos Naturales y la Protección del Medio Ambiente del Sáhara Occidental (AMRPEN), G4S realiza servicios de seguridad en la zona portuaria de El Marsa[3]. 

G4S firmó el año 2013 un contrato valorado en 10 millones de libras con la autoridad portuaria de Tánger para proporcionar seguridad en sus instalaciones. Era un contrato por tres años en el que G4S contrató a más de 300 trabajadores ofreciendo servicios especializados de seguridad y control de pasajeros y carga[4]. 

En cuanto al sector del fosfato. El Sáhara Occidental cuenta con unos de los yacimientos de fosfatos más importantes del mundo, concretamente en la zona Bou Craa, en noreste del Sáhara Occidental. La extracción de este mineral la realiza exclusivamente la empresa marroquí Phosboucraa, actualmente propiedad del grupo OCP (Office Chérifien des Phosphates). Aunque la empresa fue creada en 1962 por la Instituto Nacional de Industria (INI) de origen español. De hecho, durante la ocupación del Sáhara Occidental, España se centro en el expolio de ese recurso natural. En 1976, paralelamente al avance de la ocupación marroquí en el Sáhara Occidental, el holding OCP adquirió el 65% de la Phosboucraa, has que en 2002 se hizo con el resto de las acciones[5].

De acuerdo a las investigaciones realizadas por AMRPEN, se han identificado trabajadores de G4S en las instalaciones de Phosboucraa[6]. A pesar de que el Observatorio ODHE no ha podido identificar los contratos entre la empresa del fosfato y el gigante de la seguridad, si que se han encontrado indicios que refuerza la existencia de contratos entre ambas empresas[7]. La web de información de los fosfatos de Bou Craa afirma que Phosboucraa ha contratado a vigilantes de G4S para proveer seguridad en las oficinas centrales de la empresa. En este sentido, en la red linkedin se pueden encontrar varios perfiles de profesionales de la seguridad marroquíes que aseguran haber trabajado para G4S con servicios para la empresa OCP Phosboucraa; por ejemplo, Brahim Oukhouch incluye en su curriculum vitae que de marzo de 2013 a julio 2014 trabajo como responsable de G4S Marruecos en un contrato con OCP Phosboucraa en El Aaiún realizando funciones de controles de los vigilantes, planes de trabajo, coordinación de equipos, entre otros[8].

[1]CFB; SDF (Ed.), CODINA, E.; DÍAZ-BODOQUE, C.; SERRA, X.; y SIERRA, J. (2019). Los tentáculos de la ocupación: Informe sobre la explotación de los recursos pesqueros del Sáhara Occidental en el marco de la ocupación del Estado marroquí. Observatorio de Derechos Humanos y Empresas; Shock Monitor. Barcelona.

[2]Para más información ver: www.shockmonitor.org 

[3] Testimonios de investigadores en el Sáhara ocupado por la organización AMRPEN el 8 de enero de 2019.

[4] Ver noticia corporativa de G4S sobre el contrato adquirido: www.g4s.com/en/media-centre/news/2013/07/23/g4s-awarded-tangier-med-port-security-contract

[5] Ver información corporativa de la empresa: www.phosboucraa.ma/company/about-phosboucraa

[6] Testimonios de investigadores en el Sáhara ocupado por la organización AMRPEN el 20 diciembre e 2018.

[7] Para más información ver: www.phosboucraa.com/pages/amn-jodod.htm

[8] Ver curriculum vitae de Brahim Oukhouch, disponible en: https://www.qri3a.ma/files/listing_resume_doc_file_1520715562942724768.pdf

Teniendo en cuenta las numerosas resoluciones de Naciones Unidas, el Derecho Internacional y las sentencias del Tribunal Europeo de justicia, el Sahara occidental es un territorio pendiente de descolonización y mientras tanto, ningún ente público o privado puede saquear o apoyar al espolio de sus recursos sin el consentimiento explícito de su población, reconocida a través de su único representante: El Frente Polisario. Frente a estas pruebas fácticas y jurídicas el Observatorio de derechos humanos y empresas (ODHE) en el Mediterráneo, recomendamos:

  • Exigir la finalización de la colaboración entre la empresa G4S y los respectivos ministerios y organismos marroquíes que se benefician de la ocupación y que representan una vulneración del Derecho a la libre determinación del pueblo saharaui;
  • A los organismos internacionales que contratan los servicios de G4S, suspender inmediatamente los contratos de servicios de seguridad adquiridos con esta empresa por la falta de mecanismos de debida diligencia en la prevención de vulneraciones del Derecho Internacional.;
  • Exigir responsabilidad civil, penal y criminal a las empresas que son cómplices con la violación de derechos humanos a través de la provisión de servicios o bienes a Gobiernos, empresas y actores no estatales implicados en el expolio continuado de los recursos naturales saharauis.
  • Establecer mecanismos de control que aseguren el respeto de los derechos humanos a nivel internacional para las empresas internacionales que quieran implantarse y operar en la Unión Europea y el Estado español.