El sector de las Energías Renovables

Aunque el panorama de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global está cambiando con rapidez, los combustibles fósiles aún proporcionan el 85,5% del suministro mundial de energía primaria. En este escenario, la quema de carbón, gas natural y petróleo son las primeras de las fuentes y razones del cambio climático, cuyos efectos de crisis ecológica ya son claramente visibles en todo el planeta [1].

Dentro de las muchas acciones e iniciativas que se proponen para luchar contra el cambio climático y el paulatino pero imparable agotamiento de los recursos naturales, una de las más consensuadas se centra en políticas encaminadas a acelerar la transición energética hacia un sistema que sea 100% renovable. Consideramos que para acelerar este proceso, es esencial evitar que el ritmo de esta transición energética siga siendo marcado por oligopolios e intereses de las grandes compañías tradicionales y trasnacionales. La energía, desde el momento en que deja de ser considerada como un bien común, y pasa a ser una mercancía en manos de unos pocos, se convierte en un mecanismo de extracción de riqueza y de apropiación, que fomenta relaciones asimétricas y etnocéntricas de poder (dominio sobre comunidades  y sistemas naturales), de desigualdad (acceso a la energía, pobreza energética), e injusticia (expolio de territorios).

Las propuestas hacia una transición energética 100% renovable, deben pivotar alrededor de preguntas del tipo ¿energía para qué y para quién? Y ahondando en la cuestión: ¿quién se beneficia de los proyectos de energía y quién sale perdiendo? ¿A qué intereses sirven? La historia reciente de los proyectos de energía en muchas partes del mundo está estrechamente relacionada con la imposición colonial de un modelo de desarrollo  al servicio de los intereses y beneficios del sector empresarial (las grandes empresas transnacionales y las instituciones financieras). Otras preguntas que nos tenemos que hacer ¿qué impactos sobre los derechos humanos tiene la internacionalización de las empresas energéticas?

Este informe tiene la vocación de provocar la alerta sobre cómo detrás de determinados proyectos “limpios”, basados en energía renovables, se esconde la misma lógica neocolonial que tantos daños ha provocado en otros sectores económicos. Entre otros casos, en este informe destacamos la implementación de megaproyectos eólicos en Territorios Ocupados del Sáhara Occidental como producto de la ilegal expansión territorial y económica de Marruecos, incumpliendo la legislación internacional y vulnerando derechos internacionalmente reconocidos a la población saharaui.

Tanto en España como en la Unión Europea existen restricciones legales explícitas que dificultan a la ciudadanía poner en marcha una transición más democrática y participativa hacia las energías renovables. Esta imposición normativa ha supuesto satisfacer el interés de las grandes empresas energéticas. La pertinencia de implementar políticas para democratizar el sistema energético y que faciliten que la ciudadanía produzca, consuma, almacene o intercambie su propia energía tiene que venir acompañada de legislaciones y contrataciones que ofrezcan garantías de cumplimiento de los derechos humanos.

Tal y como se hace eco en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS[2] ) defendemos un modelo energético asequible, más eficiente y no contaminante, a través de un aumento considerable en el uso de fuentes renovables. Necesitamos una transición urgente que limite cada vez más la dependencia de los combustibles fósiles, y reivindicamos que ésta se realice cuestionando quién posee y controla la energía, y cómo, dónde y para quién se produce y se consume.

[1]GreenPeace España (2017). Energía Colaborativa. El poder de la ciudadanía de crear, compartir y gestionar renovables. En línea: https://archivo-es.greenpeace.org/espana/Global/espana/2017/documentos/cambioclimatico/Energia%20Colaborativa%20Resumen%20Ejecutivo_v5_web_21x21.pdf (Acceso 20/03/2018)

[2] Naciones Unidas. ODS Objetivo 7: Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos. En línea: https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/energy/